diumenge, 9 de març de 2008

Perlas matutinas

Hay ocasiones en que te despiertas una mañana y es incleíble lo inesperado de lo que se te presenta en cuanto una herida abierta deja al descubierto todo. La perla ni más ni menos ha sido con Carmen, un/a transexual que mendigaba amor, de esos en que esa clase de personas lo necessitan como un salvavidas que se subastan en circulos elitistas. Me contaba todo aquello con mirada inquieta, buscando a su madura salvadora, en su realidad deseada, onírica. Me tuve que marchar pues ya había pospuesto mi viaje a la realidad, cínica, espectadora.

1 comentari:

toocoolo ha dit...

Amiguitos! El Rock es un deporte! Practíquenlo!